martes, 7 de septiembre de 2010

Para comprar un par de Zapatos - Fábula China Antigua

Hace poco tiempo reencontré entre mis pertenencias un libro de fábulas Chinas antiguas, he decidido colocar algunas en este espacio... a fin de ver que tan actuales son algunas de las enseñanzas que la antigua (o clásica) cultura oriental nos aporta.

La fábula en referencia es la siguiente:


PARA COMPRAR UN PAR DE ZAPATOS




En el Reino de Zheng un hombre decidió comprar un par de zapatos nuevos. Se midió el pie, pero olvidó la medida en el asiento y se fue al mercado sin ella.
Allá encontró al zapatero.
-¡Oh!, me olvidé de traer la medida… - dijo, y presuroso regresó a su casa.
Cuando volvió al mercado, la feria se había terminado y no pudo comprar los zapatos.
- ¿Por qué no se los probó? – le preguntó uno de sus vecinos.
- Me fío más de la regla – respondió.
Han Fei Zi





La filosofía oriental siempre ha sido muy distinta a la occidental, lamentablemente (a mi parecer) el proceso de Globalización existente nos está llevando más hacia la occidentalización que a la convivencia de los dos modos de ver nuestra existencia (vamos, sé que hay tantas formas de ver la vida como seres han existido o existen en el mundo, pero es la herramienta de la gramática que me permite simplificar la existencia hasta su más útil acepción).

La filosofía oriental tiene esta hermosa fábula que nos hace reflexionar en nuestros actos mecánicos al más pudo estilo de los autómatas, es decir, cuando somos incapaces de interpretar qué es lo que estamos haciendo, cuando nuestro interés en la mecánica va mucho más allá de nuestro interés en la comprensión del hecho, acto o fenómeno mismo del que queremos profundizar.

Este fenómeno no es aislado, y más alarmante aún, no es un hecho que se repita pocas veces, lo vemos en temas tan importantes como la sexualidad, en donde dejamos a nuestros niños aprender de temas de sexualidad basados casi exclusivamente en la morfología de los órganos sexuales, a la mecánica de la copulación, a las enfermedades venéreas que se pueden adquirir en el acto y a los medios anticonceptivos existentes en el mercado... luego nos quejamos como adultos de la liviandad con la cual nuestros adolescentes toman el tema sexual en su vida cotidiana, cuando nosotros no hemos procurado inculcar a nuestras futuras generaciones la mística que existe en el amor y por ende en el arte amatorio.

Pero regresemos a la generalidad, en la confianza en algo. Cuando ponemos confianza mayor en la regla que en la medida es signo que estamos perdiendo algo de nuestro campo visual, en la mayoría de los casos podemos decir que la forma de la definición actual de la ciencia ayuda a este esquema en su inicio, es decir, la segregación de todo el conocimiento en ramas, en sub-ramas y luego en otras divisiones... tenemos tan separadas nuestras referencias que no tenemos una idea o visión global del hecho que debemos estudiar, la especialización siempre ayuda en algunos actos, pero el exceso de especialización nos llevará como resultado a tener mucha gente que sepa mucho acerca de casi nada... y perderemos la opción de contextualizar y globalizar nuestro conocimiento.

Como siempre en este tipo de charlas, viene a mi un dicho maravilloso que dice:
"Que los árboles no te impidan ver el Bosque"

De momento me despido, esperando como siempre que algún curioso o curiosa que haya leído hasta este punto, se permita también colocar alguna idea, algún comentario, alguna retroalimentación.

Saludos a la distancia.-´

El Navegante.

Imágenes vía:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Agradecemos tu tiempo y tu opinion!

 
Febrero 2008 | Diseñado por anita